La Semilla del Diablo de Ira Levin (1967)

FICHA TÉCNICA:



TITULO ORIGINAL: Rosemary's Baby.


AÑO: 1967.


AUTOR: 

Ira Levin (27/08/1929 - 12/11/2007), escritor y dramaturgo estadounidense.

ADAPTACIONES: 

Película La Semilla del Diablo (Rosemary's Baby) de Roman Polanski, 1968.

SINOPSIS:

Rosemary Woodhouse y su marido Guy, un actor en ascenso, se mudan al Bramford, un antiguo edificio en el centro de Nueva York cuya historia está marcada por sucesos trágicos asociados a la brujería. Rosemary anhela tener un hijo. Guy, en cambio, solo piensa en su carrera como actor.

Rosemary se hace amiga de una vecina, Terri Gionoffrio, una joven ex-drogadicta que goza de excelente humor y que vive con una pareja de ancianos, los Castevet, a quienes quiere como padres. Pronto, Terri se suicida inexplicablemente, aumentando la historia de tragedias del edificio.

La relación entre los Castevet y los Woodhouse se acerca después del suicidio de Terri. Le regalan a Rosemary un amuleto de una raíz con mal olor. Guy parece muy entusiasmado en su nueva relación con la pareja de ancianos y, repentimente, comienza a tener éxito en sus audiciones a costa de la coincidencia desgraciada de los demás.

Una noche, Rosemary tiene extraños sueños mientras hace el amor con un furioso Guy, a quien confunde con un engendro monstruoso. En las semanas siguientes se percatará de su nuevo embarazo. La pareja de ancianos apoya muy de cerca este nuevo evento, con un interés casi hostigante que a ratos repele a Rosemary.

La relación con los Castevet es cada vez más cercana. Dominan toda la vida de los Woodhouse: Aparecen a todas horas junto a todos sus amigos de la tercera edad y hasta el tocólogo de Rosemary, el Dr. Sapirstein, es amigo de los Castevet. Es obligada por Minnie Castevet a beber todos los días una bebida en base a la raíz de la cual está hecha el amuleto. Rosemary empieza a hartarse de ellos, aunque Guy parece cada vez más interesado en participar de sus reuniones, sobre todo con Roman Castevet.

Hutch, amigo de Rosemary y casi su padre (y quien les advirtió que no fueran a vivir a Bramford), visita a Rosemary y sospecha algo extraño. Esa misma noche cae en coma sin motivo aparente, lo que entristece a Rosemary. Por otra parte, la carrera de Guy continúa en ascenso.

Rosemary tiene problemas con el embarazo. Tiene dolores desde que empieza a gestar, pero nunca tiene una respuesta satisfactoria. Su aspecto es terrible, por lo que pelea con Guy para cambiar de tocólogo y dejar la medicina asquerosa de los Castevet. Luego de una pequeña crisis, el bebé se mueve y Rosemary se mejora. Decide continuar con el tratamiento.

Hutch muere. Rosemary asiste a su funeral y obtiene un libro titulado "Todos ellos Brujos" con la indicación "el nombre es un anagrama". Pronto, Rosemary descubre Roman Castevet es hijo de un antiguo brujo que cometió crueles asesinatos en Bramford. Los Castevet lo niegan, pero pronto deciden emigrar para no poner en riesgo la relación de los Castevet con los Woodhouse.

Rosemary concluye que todos están metidos en un aquelarre, incluido Guy, su esposo. Ellos han matado a Hutch. Piensa que su hijo será entregado a los brujos en pago al éxito creciente de Guy. Desesperada, intenta la huída, pero no lo consigue. En los intentos de huida, da a luz en su propio departamento.

Cuando Rosemary despierta, es notificada de la muerte de su hijo. Es obligada a tomar pastillas para mejorar. Pronto, Rosemary descubre llantos de niño en el departamento de los Castevet y urde un plan para rescatar al que piensa que es su hijo. Cuando se dispone a salvarlo, descubre a Guy, Roman, Minnie, al Dr. Sapirstein y todo el grupo de la tercera edad alrededor de una cuna negra.

Rosemary se asusta al ver a su hijo con garras, rabo y ojos amarillos. Descubre que ha parido al hijo del Diablo. Pese a las recriminaciones de los brujos, Roman pide a Rosemary que sea la madre de Andy, su hijo. A cambio, no le harán nada. Rosemary, sin resentimientos hacia su hijo sino hacia los idiotas que la embaucaron (sobre todo con Guy), acepta la propuesta.


CRÍTICA:


La novela de Levin es una exposición sobre la paternidad. En este sentido, el personaje de Rosemary es esencial, pues es una chica con cierto vacío emocional por culpa de una pésima relación con sus padres y que ha decidido alejarse de su pueblo natal, Omaha, y su familia para vivir su matrimonio con Guy. De hecho, en una de las escenas Rosemary se contacta con su hermana mayor (que espera su tercer bebé) con la que casi no tiene contacto. A pesar de la frialdad, ella añora a su familia y la extraña.

Esta situación coloca a Rosemary como la pequeña niña indefensa que necesita la protección y el apoyo de sus padres. Hay muchos que ofrecen ese papel. Hutch, por ejemplo, es el mejor amigo de Rosemary, y la única persona con la cual puede contar en realidad. Hutch se preocupa por ella desde el primero momento y es el personaje que más echa en falta luego de su partida. Esta situación es la que permite introducir el conflicto con los principales antagonistas de la historia, Minnie y Roman Castevet, quienes han perdido a Terri, a quien consideraban su hija, y establecen esta relación de reciprocidad que cura la soledad de ambos bandos (según la postura de Levin en los ojos de Rosemary). Durante toda la novela, los Castevet y los viejos del edificio Bramford cuidarán a Rosemary en todo lo que concierne a su bienestar y su embarazo, así como también cuidarán de Guy, quien se ve muy a gusto al lado de los ancianos. Esta es la mejor forma en que Levin nos da a entender que los padres se hacen con el tiempo y el amor, y no son una consecuencia biológica.

Ahora bien, el tema central fija su atención en Rosemary y el bebé que viene en camino, su hijo Andrew. Mientras ella es la más preocupada, su padre Guy nunca demuestra un mayor interés. Con este comportamiento se refuerza la teoría de que los padres son despreocupados en todo momento y la madre se debe hacer cargo de todas las necesidades del hijo. Por otra parte, la protección del bebé es la que determina en todo momento las decisiones de Rosemary, como cualquier madre debe hacer con su hijo. Por ejemplo, la parte en que Rosemary se entera de la naturaleza de Roman y Minnie Castevet, ella decide dejar de verlos porque los considera personajes inapropiados que buscarán hacer daño a su bebé de forma consciente o inconsciente. Peor es cuando sospecha que Guy y el Dr. Sapirstein también participan del complot de los Castevet. Para Levin, las madres son capaces de todo por el bienestar de sus hijos, aún a costa de su propia vida.

La novela actúa como una historia de suspenso con tintes de terror. Sin embargo, la mayor parte de la novela es un drama sobre los padres y la familia, incluyendo las relaciones con los amigos cercanos como parte central del sustento de la propia familia. Levin juega con el suspense y el secreto para envolvernos de a poco en una historia que vuelve sugerente a medida que nos enteramos de la naturaleza de los Castevet y de la relación de Guy con ellos. Asimismo, parece Rosemary confía completamente en ellos hasta que ya no es capaz de hacer nada para contrarrestar el ambiente turbio en que se ve envuelta, aún con ayuda de sus amigos. Es una historia simple, pero no menos adictiva e impresionante, con excelente desarrollo de los personajes que nos engañan por completo para que también confiemos en ellos, al igual que la pobre Rosemary.

PUEDES ADQUIRIRLO EN: